BOLAS DE NIEVE DE NORMAN ROCKWELL (I)

por | Abr 12, 2024

Bolas de nieve inspiradas en alguna de las portadas que Norman Rockwell, uno de los ilustradores estadounidenses más populares queridos, realizó para la revista Saturday Evening Post. ¡¡Todo un clásico!! 

 

Aunque su obra se desarrolló durante el siglo pasado, Norman Rockwell (1984-1978) sigue siendo uno de los ilustradores estadounidenses más reconocidos y populares. Fuera de USA es muy probable que, incluso sin conocer su nombre, en algún momento hayas visto reproducida algunas de sus creaciones. Personalmente, reconozco mi debilidad por su trabajo y cuando éste se une a bolas de nieve…❤️❤️❤️

 

Sobre Norman Rockwell

A lo largo de su carrera colaboró con un amplio número de medios y editoriales pero Norman Rockwell debe buena parte de su popularidad a a las portadas que durante más de cuarenta años creó para Saturday Evening Post, en aquellos momentos una publicación semanal. Unas portadas que reflejaron, quizás de manera idealizada y en exceso romántica, la vida cotidiana y la cultura popular norteamericana.

Esta cierta idealización fue el principal motivo de que durante los años sesenta y setenta, la popularidad de Norman Rockwell no estuviese acompañada de su reconocimiento como artista. Hoy esta visión está cambiando, se reconoce el compromiso social que mostraba buena parte de su trabajo. Incluso creadores de la talla de Francis Ford Coppola o Steven Spielberg, han reconocido la obra de Rockwell como inspiradora en algún momento de sus carreras y le señalan como un “contador de historias visuales”.

 

Norman Rockwell y Saturday Evening Post

En 1.916 Norman Rockwell publicó su primera portada, “Boy and Baby Carriage», en Saturday Evening Post. Fue el inicio de una larga y fructífera colaboración que finalizó en 1.963 (14 de diciembre). 322 ilustraciones que recrearon una visión idílica de escenas de la vida cotidiana y de momentos más señalados como Navidad, Acción de Gracias o S. Valentín. Según el Norman Rockwell Museum, en algún momento el artista declaró: «Inconscientemente decidí que, aunque no fuera un mundo ideal, debería serlo y por eso pinté sólo los aspectos ideales del mismo… Sólo abuelos astutos que jugaban a la pelota con los niños y muchachos que pescaban en troncos y montaban circos en el patio trasero».

Un mundo ideal protagonizado por personajes de diferente edad, condición o entorno, pero con un nexo en común: representaban a la mayoría blanca norteamericana. No había lugar para las minorías étnicas salvo que aparecieran en ocupaciones serviles.

Éste fue uno de los motivos por los que Rockwell dejó el semanario para colaborar con publicaciones más liberales como Look o Life. En ellas expresó su compromiso social a través de obras que le valdrían un amplio reconocimiento como la conocida The Problem We All Live With, que puedes ver en la imagen. Si te apetece, en este vídeo se hace un recorrido por diferentes momentos y mensajes de la obras de Rockwell.

A pesar de todo, cuando en 1.971 Saturday Evening Post reanuda su publicación tras una pausa de dos años, dedicó su portada a Norman Rockwell. Resumió su larga colaboración en una frase: «Las manos delgadas del artista crearon un mundo que nunca se desvanecerá mientras sus lienzos sobrevivan».

Si tienes curiosidad, aquí puedes ver todas las portadas de SEP agrupadas por temáticas y autores. Si te gusta la ilustración, estoy segura de que disfrutarás.

 

Bolas de nieve de Norman Rockwell

La obra de Norma Rockwell ha sido, y sigue siendo, reproducida en todo tipo de objetos: posters, carteles, sellos y juegos de cartas pasando por platos, tazas chapas y figuritas de todo tipo. Por supuesto no podían faltar las bolas de nieve. No son muy difíciles de conseguir en Internet si buscas «Bolas de Nieve de Norman Rockwell» o «Norman Rockwell Snow Globes». Son productos de segunda mano y su estado de conservación es diverso pero casi siempre aceptable. En general los precios son asequibles, entre 20$-40$, aunque al comprar fuera de USA el precio se incrementa. En su mayoría estas bolas de nieve de Norman Rockwell están producidas en los años ochenta y noventa del siglo pasado.

Aquí te presento solo bolas de nieve inspiradas en portadas del Saturday Evening Post. Cuando escribo todas ellas están a la venta en ebay.com junto con otros muchos modelos que, muy probablemente, merecerán una segunda entrada. ¡¡¡Espero que te gusten!!!

 

«Santa and expenses book» (12-04-1.920)

BOLAS DE NEVE DE NORMAN ROCKWELL

En esta ilustración, bastante conseguida en su reproducción como bola de nieve, Rockwell nos hace pensar que Santa Claus siempre tiene presentes a los niños y niñas en sus pensamientos. Incluso cuando él trata de hacer equilibrios en su libro de contabilidad, su mente imagina sus caras sonrientes y creemos que por todos los medios intenta hacerlos felices con los regalos que recibirán el día de Navidad.

El gusto por los detalles de N. Rockwell se observa en el marcapáginas del libro. Además de una bonita cenefa puede apreciarse, incluso, el anagrama SC de Santa Claus.

«Catching the big one» (03-08-1.929)

BOLAS DE NIEVE DE NORMAN ROCKWELL

De colores brillantes, esta portada presenta a uno de esos «astutos» abuelos de los que hablaba Rockwell en un día de pesca con el que suponemos su nieto. El niño sostiene la lata con los cebos junto con las capturas de su abuelo quien se afana en conseguir un nuevo trofeo. El niño mira asombrado la escena. Sus ojos atentos nos hacen pensar que no quiere perderse ningún detalle. Quién sabe, quizás algún día sea él mismo el protagonista de una escena parecida junto a otro niño tan interesado como él.

«Wet paint» (12-04-1.930)

BOLAS DE NIEVE DE NORMAN ROCKWELL

En esta ilustración, y su reproducción en bola de nieve, vemos a una joven que, sosteniendo su lienzo y utensilios, escapa de una tormenta rural. Según cuenta Saturday Evening Post, la inspiradora de la ilustración fue Elisabeth, nieta de un vecino de Rockwell. El artista vio en ella dotes para la pintura, pero su timidez la llevó a rechazar su propuesta de posar para la ilustración. El artista no olvidó la escena y diez años más tarde, viviendo ya en el sur de California, fue una prima de la prometida de Rockwell quien sirvió como modelo y prestó su imagen a aquella chica corriendo con sus accesorios de pintura por el terreno de su abuelo.  

«The gift» (25-06-1.936)

Ésta fue una de las portadas más populares de las que Rocwkell creo para SEP. En ella vemos a niño pequeño que se afana en buscar un regalo en el bolsillo de la chaqueta de su abuelo, sin darse cuenta de que es precisamente del otro bolsillo del que asoma la cabeza de un cachorrito. La bola de nieve de la imagen fue fabricada en 1.998

«Blank canvas» (08-10-1.938)

No es infrecuente encontrar al propio Rockwell en sus ilustraciones aunque casi siempre en un papel secundario. En este trabajo, de 1.938, le vemos enfrentado al lienzo en blanco. El autor se parodia a sí mismo: alto, larguirucho, su pipa metida en el bolsillo trasero… En la esquina superior del lienzo, a la izquierda, un reloj le recuerda que su tiempo para tener listo el trabajo es limitado. Rockwell se rasca la cabeza, inquieto, a la espera de que las ideas comiencen a fluir. Cualquiera que alguna vez se haya enfrentado al folio o al lienzo en blanco puede fácilmente ponerse en los zapatos del autor. En el momento en que escribo esta entrada la bola de nieve, producida en 1.991, está agotada.

«Man setting clock» (03-11-1.945)

BOLA DE NIEVE DE NORMAN ROCKWELL

El gran protagonista de esta ilustración y su bola de nieve es el reloj diseñado por Louis Comfort Tiffany, que los grandes almacenes Marshall Fields instalaron en su edificio en el centro de Chicago. La compañía se percató de que muchas personas escogían para sus citas la confluencia de las calles Randolp/State, y decidió proporcionarles una referencia más concreta instalando allí mismo un enorme reloj de bronce que ha llegado a ser un icono de la ciudad. El reloj contaba con un mecanismo eléctrico por lo que después de cada problema de suministro en la ciudad, el maestro relojero había de subir 17 pies (algo más de cinco metros) para ponerlo en hora de nuevo. Ésta la escena recreada por Rocwell. Los grandes almacenes son ahora propiedad de la cadena Macy’s y el reloj sigue estando allí. La bola de nieve incorpora una caja de música en la que suena la famosa canción Chicago.

 

Créditos: «Triple self portrait»

BOLAS DE NIEVE DE NORMAN ROCKWELL

La imagen principal de esta entrada es una creación de quenieve.es a partir de una figura del famoso Triple Autorretrato que apareció como portada de SEP en 1.960. A pesar de su título en la ilustración vemos en realidad siete autorretratos: el que está pintándose en el lienzo, cinco bosquejos que aparecen en la esquina izquierda superior del lienzo, y el reflejo del autor en el espejo que nos lo muestra con las gafas empañadas. Algunos autores han interpretado como un deseo de Rockwell de establecer una distancia entre su trabajo y el mito de la «mirada del artista». 

Junto con su propia imagen la obra incluye cuatro autorretratos de grandes artistas: Durero, Picasso, van Gogh y Rembrandt. Si tienes curiosidad, aquí tienes un vídeo que recrea en detalle esta ilustración. Y aquí puedes ver también otras creaciones de diferentes estilos que han sido inspiradas por esta ilustración.

Cuando escribo esta entrada la figura de referencia, creada en 1.998 por la fábrica de cerámica Gorham, está a la venta en Ebay en distintas versiones. En su momento también se produjo una bola de nieve inspirada en esta ilustración, pero sinceramente no me parece que estuviera a la altura de la obra, de ahí que me decidiera a utilizar la figura. 

 

Si te apetece…

Aquí puedes encontrar otras muchas curiosidades relacionadas con las bolas de nieve. Y puedes profundizar en la obra de Norman Rockwell en la web de uno de los museos especializados en el autor.

 

Me encantará recibir tus comentarios. Si te ha gustado esta entrada ¡¡¡compártela!!! Mil gracias por visitar QueNieve