BOLAS DE NIEVE DE ARIZONA

por | Abr 5, 2020

Bolas de nieve de Arizona. Quiero compartir mi reciente viaje por algunos de los enclaves más espectaculares de este estado en el oeste de Estados Unidos ¡¡¡Naturaleza imposible de capturar en una bola de nieve!!!

 

Para Antxón, Bea y Misha. Gracias por vuestro cariño y apoyo.
San Francisco ¡¡nos espera!!

Por primera vez, las bolas de nieve no son las protagonistas de una entrada del blog de QueNieve. En esta ocasión son una excusa para compartir un viaje fantástico. Las bolas de nieve de Arizona que aquí aparecen son meros souvenirs made in China que ni siquiera encierran “nieve” si no arena para recordarnos el desierto no anda lejos. Y sus fotografías son de “clase turista”. Sin embargo los lugares que intentan capturar son incomparables. ¡¡Te invito a visitarlos!!

 

Saguaro Park

El saguaro es un cactus típico del desierto de Sonora. Una de sus características más llamativas es la altura: habitualmente alcanza los doce metros, pero en ocasiones llega hasta los 18. Y también la lentitud de su crecimiento: el saguaro emplea treinta años en alcanzar un metro y su crecimiento anual es de dos-tres centímetros.

BOLAS DE NIEVE DE ARIZONA SAGUAROLos saguaros más grandes del mundo se encuentran protegidos en la reserva biológica Saguaro National Park, situada al este y al oeste de ciudad de Tucson. Esta reserva nos permite contemplar un paisaje al que quienes vivimos en otras latitudes no estamos acostumbrados. Te abre los sentidos recordando que la belleza natural no está únicamente en el verde intenso de los bosques o los diferentes azules del mar. Los emblemáticos saguaros están rodeados de otras muchas especies, vegetales y animales, que han sido capaces de adaptarse a las condiciones más adversas. El trabajo sin prisa pero sin pausa de la naturaleza.

Si alguna las vueltas de la vida te llevan a Tucson, disfruta del fantástico brunch de Tohono Chul, sin olvidarte de su jardín. Y aún te quedará tiempo para visitar el Desert Museum. Conocerás la historia natural del desierto de Sonora junto a un espectacular jardín botánico y algunas de las especies más emblemáticas del Desierto de Sonora.

 

Sedona, rojo y verde

BOLAS DE NIEVE DE ARIZONA SEDONALa llegada a Sedona por la interestatal 17 es una de las imágenes que espero conservar mucho tiempo en mi retina. Junto con la emoción de ir acercándome a las impresionantes formaciones rocosas (“buttes”) de color rojizo que rodean a esta población. Ésta es una localidad eminentemente turística en la que su pasado como escenario durante treinta años de innumerables westerns, está presente a cada paso. Sin embargo la fuerza del paisaje se impone a las tiendas para turistas y los restaurantes de su calle principal.

Bell Rock, Cathedral Rock, Airport Mesa, Boyton Canyon, algunas de las rocas más conocidas de Sedona son consideradas vórtices, fuentes de energía positiva. Esto ha hecho que en la localidad se haya asentado un amplio número de negocios alrededor de la sanación y todo tipo de terapias alternativas.

En Sedona el color rojizo de las rocas se funde con el verde de los extensos bosques de pino entre los que destacan los de Oak Creek Canyon. Este cañón, por cuyo fondo discurre el río Oak Creek está en la reserva forestal de Coconino, a medio camino entre Sedona y Flagstaff. Ofrece múltiples posibilidades de senderismo para todos los niveles que te llevan a parajes inolvidables.

Tienes infinidad de opciones para recorrer Sedona a pié, en jeep, en bici… Si no tienes mucho tiempo o el clima no es muy propicio, como fue mi caso, puedes recorrer en coche la Red Rock Scenic Byway, la SR 179 de Arizona. Una carretera de unos 23 kilómetros que atraviesa estos emblemáticos paisajes y de la que, en numerosos puntos, salen rutas para senderistas.

 

Grand Canyon, donde no llegan las palabras

BOLAS DE NIEVE DE ARIZONA GRAN CANON

No tener palabras para describir la magnitud del paisaje. Esa fue la sensación que me acompañó durante los dos días que pasé visitando esta impresionante garganta que el río Colorado ha socavado durante millones de años. Lo que vemos hoy es el resultado de al menos 2.000 millones de años de procesos geológicos. El hecho de saber que la naturaleza sigue trabajando, que el río sigue erosionando la roca, refuerza la sensación de que, aunque no seamos capaces de captarlo, aquello que estamos viendo es irrepetible. Y es muy difícil no sentirse pequeño ante la grandiosidad que nos rodea.

GRAN CANON COLORADOEl Gran Cañon se encuentra en el Grand Canyon National Park y tiene tres zonas para visitar: West Rim, la más cercana a Las Vegas, North Rim y South Rim. Esta última fue la que yo visité por cercanía con Sedona y las informaciones coinciden en que es la que alberga los paisajes más espectaculares.

El Centro de Visitantes ofrece actividades para todas las edades y condiciones físicas y aunque puedes hacer recorridos en coche, dispones de cuatro rutas de autobuses lanzadera que, en mi opinión, son una mejor opción. Estas rutas te llevan a miradores desde los que contemplar atardeceres o amaneceres difíciles de olvidar. Maricopa Point, Hopi Point, Mohave Point, mi favorito, son sólo algunos del extremo occidental. Navajo Point o Dessert View se encuentran en el extremo oriental. Desde nuestro ilusorio sentimiento de onmipotencia hacemos cientos de fotografías, grabamos vídeos… que difícilmente lograrán captar la grandiosidad que nos rodea.

En el interior del parque hay varios alojamientos pero una buena opción es alojarte en Tusayan, a solo unos pocos kilómetros de la entrada y donde encontrarás más oferta hotelera, a precios más asequibles y con mayor disponibilidad.

 

Monument Valley, ¡¡de película!

BOLA DE NIEVE MONUMENT VALLEYMonument Valley es una gran depresión en la frontera entre los estados de Arizona y Utah, dentro del territorio de la nación navajo, cuyos miembros lo denominan Valle de las Rocas. El viaje por la U.S.163 nos lleva por un paisaje que en algunos momentos nos recuerda a zonas del sur de España. A medida que nos acercamos a nuestro destino van surgiendo “buttes” algunos de las cuales se han ganado un nombre propio: Captain Peak, Church Rock, Baby Rocks

Y la llegada a este parque natural te puedo garantizar que no defrauda incluso si, como era mi caso, vienes de quedarte sin palabras en el Gran Cañón. Dejar que el tiempo pase mientras observas como la luz va cambiando el color de East Mitten, West Mitten, Merrick Butte y Mitchell Mesa, los cerros más conocidos, te transporta a otra dimensión opuesta a nuestra cotidianeidad.
MONUMENT VALLEY

No te abandona la sensación de que ya has estado allí porque Monument Valley ha sido el escenario de una gran cantidad de películas, algunas de ellas míticas para quienes ya tenemos algunos años. Desde La diligencia o Río Grande del maestro John Ford, hasta Transformers pasando por 2001, una odisea en el espacio, Easy Rider, Forrest Gump, Regreso al futuro III por citar sólo algunas.

Merece la pena alojarse en The View Hotel, perfectamente integrado en el entorno, aunque existen otros alojamientos. Por cierto, sólo a través de la página web del hotel puedes reservar una habitación con vistas. Las reservas a través de metabuscadores no dan esta opción.

En mi caso no fue posible realizar ninguna actividad en Monument Valley, ni siquiera conocer el centro de visitantes donde tenía planeado completar mi serie de bolas de nieve de Arizona. El mismo día de nuestra llegada el parque cerró debido a la pandemia contra la que, cuando escribo esta entrada, todavía estamos luchando. Aún así todavía conservo los rojizos, naranjas, marrones…  que me rodearon el tiempo que pasé allí.

 

Chelly Canyon

CHELLY CANYONMi recorrido acabó en Chelly Cayon. A hora y media de Monument Valley, es mucho menos conocido que el Grand Canyon y ni siquiera me topé con sus paisajes capturados entre las diferentes bolas de nieve de Arizona.

Chelly Canyon es el hogar de los indios anasazi,  sus inmensas paredes desprenden espiritualidad y guardan petroglifos y construcciones de adobe con más de dos mil años de antigüedad. Te aseguro que no te dejarán indiferente.

Y hasta aquí un viaje que tardaré mucho tiempo en olvidar aunque no consiguiera fotografiar todas las bolas de nieve de Arizona que había previsto. Cuando comentaba con amigos y conocidos que estaba preparando un viaje a Arizona y San Francisco, muchos de ellos preguntaban ¿Arizona, por qué?, ¿qué hay que ver en Arizona? Espero leyendo esta entrada hayas encontrado alguna respuesta.

 

Si te apetece…

En este blog puedes disfrutar de otras muchas sorpresas escondidas en las bolas de nieve.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡¡¡COMPÁRTELA!!! Muchas gracias.